Gladys Tejeda planea ir a Kenia a entrenar con las mejores del mundo

Gladys Tejeda siempre se reinventa. Cada vez que logra un objetivo de inmediato va en busca de otro más grande y es que cuando se trata de obtenerlo todo en el fondismo apuesta a ganar con su habitual perseverancia, lucha y pasión. La pandemia del coronavirus no ha disminuido esas ganas de triunfar en Tokio 2020, sus terceros Juegos Olímpicos al que irá con la ambición de colgarse la medalla para eso buscará entrenar en Kenia con los mejores del mundo.


¿Gladys te ha afectado permanecer en cuarentena?


Me dediqué a entrenar, pero no tan fuerte porque gracias a Dios el inicio del estado de emergencia coincidió con el tiempo de descanso que una maratonista debe tener luego de una dura carrera. Justo volvía a Huancayo de participar, en marzo, en la Maratón de Sevilla, donde logré la clasificación a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.


¿Cómo asumes el hecho de que el presidente de la República te ponga como ejemplo de lucha?

Me siento orgullosa de que el presidente me haya nombrado. Es una forma de valorar el trabajo y esfuerzo que hacemos, sobre todo, los fondistas. Eso me da alegría. Me brinda más fuerzas para seguir adelante. Tengo objetivos trazados y la pandemia no ha menguado eso.


¿Qué mensaje le darías al pueblo peruano que lucha por vencer al coronavirus?


Estamos viviendo un momento complicado. Se necesita fuerza, mucha voluntad porque es un camino muy largo esta pandemia. Es una batalla y tenemos que sacar fuerza, armarnos de mucha valentía y coraje para vencer. Debemos mantenernos unidos y ayudarnos unos a otros. No perdamos la paciencia, la fe y la esperanza de que vamos a recuperarnos.


¿Tú jamás te quejas de las situaciones adversas y siempre las minimizas?


En mi vida siempre he intentado convertir lo negativo en positivo. No nos podemos ahogar sin luchar. Antes de participar en la Maratón de Sevilla contraje una lesión muy fuerte que me hizo entrar un estado crítico en la columna la cual me imposibilitó caminar y sentarme. En octubre del año pasado estuve mal y a mediados de noviembre me recuperé y pude ir a Colombia a entrenar. Sé que a España no llegué en mi mejor rendimiento.


¿En algún momento temiste que ya no ibas a poder correr por esa lesión?



Yo siempre digo que Dios es grande porque me fui muy bien en Sevilla a pesar que había un poco de dolor al correr. Tuve que ser fuerte, todo dependía de mí. La doctora me dijo que sería complicado que retome mi forma porque tenía que comenzar de cero e iba a demorar mucho tiempo para volver a las pistas.

9 vistas