POR EL BIEN DEL PERÙ, NO A LOS IMPROVISADOS NI OPORTUNISTAS POLÌTICOS

Hasta antes de los años 90, los peruanos vimos que los candidatos para cargos de elección popular (presidentes, congresistas, alcaldes, regidores) eran militantes de partidos políticos, gente que se identificaba con su ideario y con sus planes de gobierno.


Pero, en los últimos 20 años, y más precisamente, es este proceso para elegir nuevas autoridades nacionales en abril del 2021, vemos inscribirse a personajes en organizaciones políticas a última hora, sin importarles su ideología, y algunos cambiando de camiseta, como el camaleón de color, simplemente por oportunismo y cálculo electorero.


Un ejemplo claro de esto es George Forsyth, quien confiesa que tomó la decisión de renunciar a la alcaldía de la Victoria para candidatear a la Presidencia de la República, porque están las posibilidades dadas y se está reflejando en las encuestas.


Forsyth –en declaraciones a la revista COSAS- refirió que tuvo conversaciones previamente con el líder de Restauración Nacional, Humberto Lay, y que tras incorporarse oficialmente al partido ahora preside el Comité Ejecutivo Nacional, y ha empezado cambiándole de nombre por el de “Victoria Nacional”.


El ex arquero de Alianza Lima y farandulero dijo que como parte de una nueva generación, está aportando ideología al partido de raíces religiosas, para entrar a temas más modernos, propios de la época en la que estamos viviendo, pero, cuando el periodista le pregunta que diga cuáles son esos temas modernos que se van a incluir en el ideario del partido, Forsyth respondió que eso se va a poder leer próximamente en la página web.


Y curiosamente, Martín Vizcarra pide a la población que en las próximas elecciones que se desarrollarán el 11 de abril elijan a gente nueva, gente joven con sangre para el cargo de presidente de la República y a los nuevos congresistas.


Todo lo cual debe llevarnos a los peruanos a tomar con seriedad los comicios generales del próximo año, eligiendo bien a quienes dirigirán los destinos de nuestro país, y no volviendo a equivocarnos, como lo hemos hecho muchas veces, mucho menos tropezar dos veces con la misma piedra.


Juan Miguel Soto Villoslada

Sociólogo-Periodista



73 vistas